agenda1
noticias1
 killka1
 radio1
 enlaces1
 contacto1
 ingreso1

 

logo


CARTA PASTORAL

DEL CONSEJO EPISCOPAL LATINOAMERICANO (CELAM)

DISCÍPULOS MISIONEROS

CUSTODIOS DE LA CASA COMÚN


Discernimiento a la luz

de la encíclica Laudato Si

Discernir los “Signos de los Tiempos” es un rasgo característico del quehacer teológico pastoral de la Iglesia. San Juan XXIII, basado en Mt 16,3, lo utilizó en la Constitución Apostólica «Humanae Salutis» al convocar al Concilio Ecuménico Vaticano II y fue asumido en la Constitución Pastoral Gaudium et Spes (1965). En cumplimiento de esta misión permanente de la Iglesia, los Obispos del CELAM queremos “escrutar a fondo los signos de la época e interpretarlos a la luz del Evangelio”, de forma que la Iglesia pueda responder a los interrogantes de la humanidad.

Con la sabiduría de su Doctrina Social, la Iglesia “en comunión con las mejores aspiraciones de los hombres y sufriendo al no verlos satisfechos, desea ayudarles a que consigan su pleno desarrollo, y precisamente para esto les ofrece lo que posee como propio: una visión global del hombre y de la humanidad”. Justamente al celebrar 50 años de la Encíclica Populorum Progressio y aun en las primicias de la Encíclica Laudato Si, es nuestro deber procurar que se cumpla “en toda su plenitud el verdadero desarrollo, que es el paso, para todos y cada uno, de unas condiciones de vida menos humanas a condiciones más humanas”.

Ahora bien, no se conquistará un auténtico desarrollo, si se atenta contra la casa común, este Planeta Tierra que es creación de Dios. Por ello subrayamos, tal como lo a rma la encíclica Laudato Si’ que “el desafío urgente de proteger nuestra casa común incluye la preocupación de unir a toda la familia humana en la búsqueda de un desarrollo sostenible e integral, pues sabemos que las cosas pueden cambiar” si estamos unidos, nos con amos al amor misericordioso de Dios y asumimos humildemente nuestra dignidad de hermanos y hermanas, hijos de Dios.

A través de la presente Carta Pastoral los obispos latinoamericanos, en comunión con el Papa Francisco, queremos “entrar en diálogo con todos acerca de nuestra casa común” y especialmente “sobre el modo como estamos construyendo el futuro del planeta”, lo cual implica “buscar juntos caminos de liberación” que conduzcan a la “verdadera sabiduría” y al planteamiento de “respuestas integrales”.

Para ello, es fundamental contemplar el mundo con la mirada de Jesús. Es decir, con una mirada amorosa que vaya más allá de lo inmediato; una mirada integral e integradora de todos sus aspectos; “una mirada distinta, un pensamiento, una política, un programa educativo, un estilo de vida y una espiritualidad”; que tenga en cuenta todos los factores de la crisis mundial. Es la mirada de la Ecología Integral que supera la concepción de la ecología referida solo a los animales y las plantas, sin considerar al ser humano y sus búsquedas existenciales.

Es una mirada que no se queda en lo “verde” sino que asume la “policromía” de la vida en sus diversos aspectos e integra principios éticos y la profundidad espiritual humana, según lo explica el Papa en el Capítulo IV de la Encíclica.

Es la mirada que descubre que el clamor de la Tierra se une al clamor de los empobrecidos, vulnerables, marginados y discriminados. Tal mirada permite que los miembros de la Iglesia tengamos los mismos sentimientos de Cristo Jesús (Fil 2, 5-8).

Que esta Carta Pastoral sea un instrumento para animar nuestro compromiso de ser una Iglesia en salida misionera, pobre para los pobres, discípulos misioneros custodios de la Casa Común.

+ Monseñor Juan Espinoza

Obispo Auxiliar de Morelia, México

Secretario General del CELAM

 


VisitasVisitas1158453

Teléfono 593 (06) 2880501 (02) 2257689 •  info@vicariatoaguarico.org

twitericon facebookicon googleicon
vicariato1
comisiones1
 documentos1
 vocaciones1
 formacion1
 aleines1
 cce1