agenda1
noticias1
 killka1
 radio1
 enlaces1
 contacto1
 ingreso1

 

logo


14.

TEMAS DEL BUEN VIVIR:

Las cifras del Franklin Tello

 

1.- Las comunas indígenas del bajo Napo ecuatoriano viven hoy una realidad marcada por grandes y vertiginosos choques culturales que están cambiando profundamente sus normas éticas de vida y formas genuinas de pensamiento. “La realidad se ha vuelto para estas culturas cada vez más opaca y compleja. La transparencia le va bien al joven. Necesitan con urgencia información crítica que interprete positivamente el choque cultural, si quieren ejercer sobre ella la libertad a la que por vocación ancestral están llamadas” (Aparecida, 36).

En este sentido el Hospital Franklin Tello ha realizado convenios con el Ministerio de Salud Pública con la finalidad de implementar el sistema de salud nacional en el área de influencia que le permiten, de modo que los programas del Ministerio complementen el trabajo que se realiza según el nuevo modelo de gestión y de atención. El Hospital recibe a médicos y enfermeras rurales como parte del personal de salud que permite cumplir con los objetivos planteados por el Ministerio y para el buen vivir de la población. En este sentido imparte capacitación al personal sanitario que trata estos temas tan delicados para la cultura y la sociedad (control de la natalidad, anticonceptivos, implantes, esterilización…)

Para las adolescentes y niñas la posibilidad de quedar embarazadas es más común que en tiempos y circunstancias culturales pasadas. Anteriormente las sociedades indígenas amazónicas eran más autónomas, no eran pobres ni ignorantes en su medio, ahora se sienten profundamente pobres y atrasadas respecto a la sociedad mestiza (se trata de una pobreza e ignorancia inducidas), no han podido estudiar y ahora lo hacen, su entorno natural armónico se ha orientado hacia el machismo, el individualismo, el alcoholismo y la violencia social y hogareña, no se procura una formación para el conocimiento de sí mismas, su autoestima es muy frágil y se han trastocado los valores, no se tiene acceso a la información sobre los derechos sexuales y reproductivos o a la planificación familiar. Entonces los usan mal o no se les permite usar. Por otra parte su práctica es poco madura todavía aunque está vigente universalmente. A nuestra sociedad y a nuestras culturas les ha cogido por sorpresa.

La violencia familiar debida en gran parte al alcoholismo, a la pobreza inducida, a la modernidad, a la práctica libre del sexo y al desarraigo cultural hace que la adolescencia se aleje del entorno familiar- comunitario y de su protección, de modo que es más fácil ser captadas por aquellas realidades. A los jóvenes no se les instruye, sino que se les estimula. La corrupción socava las políticas del estado de derecho que consiente estos usos violatorios de los derechos humanos y culturales, constituyéndose en un problema de gobernabilidad y de ética nacional. Las consecuencias son graves para los adolescentes y la sociedad. En la cultura kichwa el impacto se centra en la descomposición del tejido social y afectivo, la ruptura generacional y el abandono cultural y espiritual. Se requiere una justa reubicación de la cultura para que todos retomemos maduramente los valores fundamentales del ser humano y nuestras relaciones sean equitativas, responsables, saludables, cálidas y de calidad. “Los indígenas deben dejarse guiar por los valores de sus culturas si quieren sobrevivir como pueblos”.

El bien vivir en la selva ha tomado en cuenta la ecología, plantas y animales y se ha olvidado de las culturas que la pueblan, de sus derechos y obligaciones a estar informadas. “La selva no es un espacio vacío”. Todos estos temas han entrado como un torbellino en el torrente de la especulación social sin lograr trastocar nuestro orden lógico anterior de pensar y actuar de personas mayores, haciéndolos más opacos. A partir del año 1994 en el que se realizó la primera Conferencia Internacional sobre Población y Desarrollo en el Cairo, (Egipto) y al año siguiente en Beijing, (China) la IV Conferencia Mundial sobre la Mujer, estos temas se socializaron universalmente en forma de mecanismos y acciones para su implementación urgente como derechos humanos fundamentales. El Hospital Franklin Tello consciente del deber social de caminar con estos principios y con los hombres y mujeres que los ejercen se guía por el siguiente ideario:

“Todos los niveles de atención serán encargados de brindar asesoría en anticoncepción quirúrgica definitiva. Los niveles I y II son los encargados de realizar la intervención con especialistas que tengan entrenamiento y práctica quirúrgica”.

“La asesoría y suministro de anticonceptivos lo realizará todo personal con entrenamiento en salud sexual y salud reproductiva”.

“Todas las unidades de salud dispondrán de provisiones de anticoncepción en los servicios de emergencia y consulta externa”.

Presentamos datos recientes del Hospital Franklin Tello de Nuevo Rocafuerte en un área de influencia de unos 1000 habitantes

En los años 20l3 y 20l4 se han realizado 51 implantes: 84,3 % el primer año y el l5, 7 % en el segundo año. 35 implantes: 68, 6 % en la población kichwa y l6 implantes: 31,4 % en la población mestiza. Del total de implantes: 2 % en niñas de l0 a l4 años; 21, 6 % en adolescentes de 15 a 19 años; 76, 5% en mujeres de más de 20 años. 34 inyecciones para el control de la natalidad para todas las edades (mensuales): un 2,9 % en niñas de 10 a 14 años, un l4, 7 % en adolescentes de 15 a 19 años y 82, 4 % en mujeres mayores de 20 años

2.- La amazonia no debería haber estado acostumbrada durante tantos años y principalmente, a convivir con los más expertos y duros “halcones del petróleo”, ni a contar con las políticas extractivas de petróleo más desarrolladas del planeta que no evitaron la contaminación ni salvaguardaron la ecología, para terminar con la extracción hasta la última gota del petróleo del ITT para salvar al país de la pobreza, la ignorancia, el subdesarrollo y llevarnos al sumo de la excelencia. Pero como no se ha inventado la varita mágica que cambia el petróleo por madurez ni el gas por el buen juicio, la Constitución en su articulado nos recuerda que la sociedad apunta a esta excelencia por este camino: tener los mejores hombres y mujeres del Bien Vivir en educación, policía, justicia, servicios sociales, salud y petróleo, garantizado ahora por la propaganda de invertir los dólares del petróleo del ITT para estos menesteres.

Art. 44.- “El estado, la sociedad y la familia promoverán, de forma prioritaria, el desarrollo integral de los niños, niñas y adolescentes y asegurarán el ejercicio pleno de sus derechos; se atenderá al principio de su interés superior y sus derechos prevalecerán sobre el de las demás personas…”

 Art. 45.-“…acceso a la integridad física y psíquica… a tener una familia y disfrutar de la convivencia familiar y comunitaria… A educarse de manera prioritaria en su idioma y en las costumbres culturales propias de sus pueblos y nacionalidades…”

nl. 4.- “Protección y acción contra todo tipo de violencia, maltrato, explotación sexual o de cualquier otra índole o negligencia que provoque tales situaciones”.

nl. 5.- “Prevención contra el uso de estupefacientes… y el consumo de bebidas alcohólicas…”

nl. 7.- “Protección frente a la influencia de programas o mensajes, difundidos a través de cualquier medio… Las políticas públicas de comunicación priorizarán su educación y el respeto a sus derechos de imagen, integridad y demás, específicos de su edad. Se establecerán limitaciones y sanciones para hacer efectivos estos derechos”.

Por desgracia, muchas conductas que constituyen violaciones a los derechos culturales y humanos son aceptadas como normales por venir camufladas como parte de las políticas del Estado. Por una parte hay la campaña por el cierre de casinos y centros de diversión y por otra parte está la campaña paralela por el uso indiscriminado de anticonceptivos “que sin excepción pueden ser usados por todos los adolescentes y son gratuitos”. Han caído la natalidad y el embarazo, y se promocionan los cuerpos femeninos “esculturales”. Pero el objetivo es el control del crecimiento demográfico junto con la disminución de los pobres aunque aumente alarmantemente la promiscuidad sexual y la esterilización. Esto no importa tanto. ¡Mujeres peleen por sus sueños, no por sus lágrimas (Jesús)!

 

Achakaspi

1703999019

 


VisitasVisitas1274319

Teléfono 593 (06) 2880501 (02) 2257689 •  info@vicariatoaguarico.org

twitericon facebookicon googleicon
vicariato1
comisiones1
 documentos1
 vocaciones1
 formacion1
 aleines1
 cce1