agenda1
noticias1
 killka1
 radio1
 enlaces1
 contacto1
 ingreso1

 

logo


 

Misa y marcha por la paz y la vida

en Coca

11 de abril del año 2013

El jueves 11 de abril ha sido un maravilloso día de sol, que ha favorecido la concentración anunciada por la paz y la vida en Coca.

A las 9 de la mañana se ha ido reuniendo la gente en la Catedral, hasta llenar sus bancas. Ha presidido la Eucaristía el Padre Juan Carlos Andueza, vicario general del Vicariato, durante muchos años encargado de la relación con los waoranis. Desde la Asamblea Plenaria del Episcopado, en Quito, nos acompaña nuestro obispo, Mons. Jesús Esteban Sádaba. Y han concelebrado con él otros cinco sacerdotes, con la siguiente motivación: “Nosotros, conmovidos ante los últimos acontecimientos vividos en nuestra selva, con la muerte de Ompure, Buganey, de nacionalidad waorani y con la matanza a personas de los pueblos taromenani, celebramos esta misa por la Paz y la Justicia, y pedimos a Dios y todos los hombres y mujeres de buena voluntad defender la vida de los más débiles”

Los cantos han alternado música autóctona y tradicional. Al momento de las ofrendas varios indígenas han presentado productos de la tierra y artesanías autóctonas, así como una lanza wao, la luz de la vida y libros sobre la historia, vida y anhelos de los pueblos amazónicos, para recordar que la paz que pregona el resucitado se ha roto y sigue en peligro para todos; pero principalmente para los más débiles, y debemos asumir la responsabilidad de ser “instrumentos de paz”.

En su homilía, el Padre Juan Carlos ha recordado con emoción a Ompure y Buganey, muy familiares para él en sus visitas a las comunidades waoranis. Y ha pedido también un examen de conciencia ante los tristes hechos de las matanzas entre Taromenane y waoranis. ¿Por qué ha sucedido esto? Algo no funciona cuando se dan estos hechos, que son la consecuencia de lo que hemos hecho o hemos dejado de hacer todos nosotros, autoridades y pobladores de la Amazonía, ante el excesivo ruido y mucha gente que les arrincona (trabajadores, compañías, carreteras…); la necesidad de superar la actitud de venganza, de muerte o destrucción; el compromiso por impedir otras muertes y clarificar los hechos sucedidos; pero es realmente necesario que toda la sociedad, incluido especialmente el Estado, nos esforcemos en crear condiciones mejores para que no se repitan estos hechos en un momento cercano y se tomen acciones urgentes para la pacificación y defensa de la vida de todos los que estamos cerca de esta realidad, para proteger de la vida y propiciar un contacto pacífico (no de muerte) con los pueblos en aislamiento voluntario.

Al acabar las palabras de reflexión sobre los textos de la convivencia fraterna de la Carta a los Romanos (12,9-22) y del saludo de paz de Cristo Resucitado (Jn 20,19-26), Juan Carlos nos ha animado a orar con las palabras de San Francisco de Asís:

Señor, haz de mi un instrumento de tu paz.

Que allá donde hay odio, yo ponga el amor. 

Que allá donde hay ofensa, yo ponga el perdón. 

Que allá donde hay discordia, yo ponga la unión. 

Que allá donde hay error, yo ponga la verdad. 

Que allá donde hay duda, yo ponga la Fe. 

Que allá donde desesperación, yo ponga la esperanza. 

Que allá donde hay tinieblas, yo ponga la luz. 

Que allá donde hay tristeza, yo ponga la alegría. 

Oh Señor, que yo no busque tanto ser consolado, cuanto consolar, 

ser comprendido, cuanto comprender, 

ser amado, cuanto amar. 

Porque es dándose como se recibe, 

es olvidándose de sí mismo como uno se encuentra a sí mismo, 

es perdonando, como se es perdonado, 

es muriendo como se resucita a la vida eterna.

Después, en el momento de dar la paz, una anciana wuaorani ha entonado un canto ancestral, lamentación y súplica por la pacificación, como eco cultural y espiritual de lo que todos estábamos pidiendo.

Terminada la Eucaristía, en la que también ha participado la Gobernadora de Orellana, Sra. Rosario Cortés, se ha organizado una marcha hasta el Malecón de la ciudad, donde se han unido otras instituciones y de ahí hasta la Gobernación y la Fiscalía. La policía precedía a los caminantes. El Hno. Txarly Azcona, misionero capuchino, lanzaba consignas de paz y entonaba cantos. Decenas de carteles eran enarbolados, pidiendo paz, justicia y respeto a la Constitución, para cumplir protocolos y medidas cautelares a favor de las minorías de la Amazonía y de los pueblos en aislamiento voluntario.

Llegados a la Gobernación, una comisión ha entregado un oficio a la autoridad y se han repetido las consignas y cantos por la paz y la pacificación. De ahí, ha continuado la marcha hacia la Fiscalía. Hasta la llegada del Fiscal, se ha esperado entonando consignas y cantos por la paz y la vida y la pacificación de los pueblos ancestrales. Una Comisión ha podido entrevistarse con el Fiscal y entregarle un documento, solicitando investigaciones objetivas de los hechos.

Bajo un sol abrasador, se han retirado los participantes en esta marcha que indica el empeño de la ciudadanía y de la Iglesia Católica en Orellana para que se aclaren los hechos y se tomen medidas que impidan la violencia y la venganza en los pueblos en aislamiento voluntario.

VER FOTOS

 

Coca, 11 de abril del 2013

José Antonio Recalde


VisitasVisitas1867829

Teléfono 593 (06) 2880501 (02) 2257689 •  info@vicariatoaguarico.org

twitericon facebookicon googleicon
vicariato1
comisiones1
 documentos1
 vocaciones1
 formacion1
 aleines1
 cce1