agenda1
noticias1
 killka1
 radio1
 enlaces1
 contacto1
 ingreso1

 

logo


MEMORIA DE LA PRIMERA MISION FRATERNA

DE LA IGLESIA DE AGUARICO

EN LA PARROQUIA CANOA, PROVINCIA DE MANABÍ

(21 a 30 de marzo de 2017)

 

Descargar el resumen y las fotos

ANTECEDENTES

A raíz del terremoto ocurrido en la costa ecuatoriana el 16 de abril del año 2016, todo el país y la comunidad internacional puso de manifiesto su espíritu solidario y apoyó con los requerimientos básicos del momento tanto para la gente de Manabí como para la de Esmeraldas.

En junio del 2016, la Conferencia Episcopal Ecuatoriana, bajo la coordinación de Caritas Ecuador, prepara y nos remite a toda la Iglesia Ecuatoriana, un proyecto de Hermanamiento por TRES AÑOS, para ir haciendo acciones solidarias con la gente, en los momentos donde el afán y espíritu solidario de una gran mayoría de gente a nivel nacional e internacional se ha ido diluyendo. La Iglesia ve que este es el tiempo de ponernos a trabajar y dar los apoyos que se puedan, sobre todo en los lugares menos atendidos.

Nuestro Obispo Jesús Esteban Sádaba, de acá del Vicariato de Aguarico nos congrega al Consejo de Laicos y a la Pastoral Social de nuestro Vicariato y nos encarga establecer un hermanamiento con alguna de las parroquias eclesiásticas de Manabí afectadas por el terremoto. Dado que ya hemos hecho un primer contacto con la Parroquia Canoa, entonces decidimos que nuestro hermanamiento seria con los AGENTES DE PASTORAL QUE HACEN EL ACOMPAÑAMIENTO A LA PARROQUIA CANOA. Es decir, con el Padre Juan Carlos Loor y con la Hermanas Franciscanas que atienden Canoa, en este caso, con ustedes, Hermana Mercedes.

En este contexto durante los meses de octubre a diciembre 2016, el consejo de Laicos y la Pastoral Social del Vicariato realizamos en la pastoral de Coca unas actividades destinadas a recaudar fondos para construir una vivienda para la Señora Juan Chalares en Canoa.

Durante los meses de febrero y marzo 2017, en diversas reuniones del Consejo de laicos y Pastoral social, venimos preparando la organización de una Primera Mision Fraterna en la Parroquia Canoa.

LA PRIMERA MISION FRATERNA: VICARIATO DE AGUARICO LLEVA UN MENSAJE DE ESPERANZA Y ALEGRIA EN JESUCRISTO A LOS HERMANOS DE LA PARROQUIA CANOA- MANABI:

Esta Primera Misión Fraterna, se realizó durante los días del 21 al 30 de marzo de 2017, gracias al apoyo de nuestro obispo Jesús Esteban, los Agentes de Pastoral, los Centros pastorales, cinco laicos y laicas y una hermana Misionera Francisca del Espíritu santo, que decidieron hacer un alto en sus actividades cotidianas y llevar un mensaje de paz, alegría y esperanza en Jesucristo a las hermanas y hermanos de la parroquia Canoa, Cantón san Vicente, provincia de Manabí.

Así fue como la tarde del 21 de marzo 2017, a las 4 de la tarde, nos embarcamos en la empresa de Transportes Carlos Alberto Aray, con destino a Canoa, las siguientes personas: Martha Campoverde, Diana Agama, Hna. Fanny Cordón, Homero Huatatoca, Karol Vargas Pereira, Antonio Espinoza.

En la mañana del 22, cambiamos de bus en Tosagua y, a las 9 y 30 de la mañana Desembarcamos en el Cantón San Vicente, y nos trasladamos al barrio Los Perales, a una Escuelita fiscomisional donde nos hospedamos durante los días de nuestra misión. Luego de ubicarnos en la casa y de tomar algo de comida, mantuvimos una reunión con el padre Juan Carlos Loor, párroco de San Vicente, Canoa y otros pueblos de la comarca. Planteamos al padre el propósito de nuestra visita, él nos anima, nos orienta y nos participa con alguna material que la arquidiócesis tiene preparada para trabajar en el tema de la hospitalidad. Luego mantuvimos una reunión con las Hermanas Franciscanas: Mercedes Ajila y la Hna. Yolanda. Con la Hna. Mercedes es quien hemos estado coordinando esta misión. Lamentablemente ocho día atrás ha sufrido una caída, en el campamento de la capilla de Canoa y se ha fracturado una pierna y esta físicamente imposibilitada de acompañarnos en la misión, pero sí lo hará a través de su gestión, coordinación con los contactos y, sobre todo, con su oración.

Por la tarde el grupo Misionero hemos llegado ya a Canoa, nuestro destino de Misión. Pisar esta tierra, subir hasta donde fue la Iglesia antes del terremoto, encontrarnos con solo la torre erguida al cielo y saludar con los primeros laicos catequistas y del Grupo de apoyo que nos esperaban, nos llenó de inmensa alegría, y sentimos cómo, en ese encuentro nuestro, se encontraban la Iglesia Misionera de Aguarico y la Iglesia local de Canoa, con toda su gente, sus ilusiones, esperanzas, pero también y todavía, con mucho dolor y necesidad de acompañamiento.

PLAN DE TRABAJO DE LA PRIMERA MISIÓN.

Durante la tarde y noche de este día nos dedicamos a armar el Plan de Trabajo para la Misión: este plan fue resultado de los aportes del padre Juan Carlos, de la Hna. Mercedes, el Grupo de Laicos y laicas comprometidos de Canoa (Catequistas, Grupo de Apoyo de la parroquia, laicos de la Madre Bernarda y laicos Juan XXIII), y nuestro propio aporte.

En general el Plan quedó estructurado y ejecutado conforme se detalla:

Nos conformamos en tres Equipos de Trabajo (dos misioneros de Aguarico más uno o dos laicos de Canoa).

  • PRIMER SUBGRUPO: Hna. Martha Campoverde, Homero Huatatoca y Anita Alvarado, con el apoyo de Erika Intriago y Sócrates Farías.
  • SEGUNDO SUBGRUPO: Hna. Fanny Cordón, Diana Agama y Gladys Dueñas, y otros laicos comprometidos.
  • TERCER SUBGRUPO: Antonio Espinoza, Karol Vargas y Verónica Murillo,

 

Seleccionamos para el trabajo los siguientes sectores:

  • Playa Sur: Primer Grupo
  • Centro Canoa: Segundo Grupo
  • La Loma: Tercer Grupo
  • Sector Jóvenes: Los tres Grupos
  • Albergue oficial llevado por militares y el MIES: Los tres grupos
  • Grupo de laicos comprometidos: Equipo Misionero de Aguarico
  • Gestiones sobre el tema Propuestas de Vivienda: Antonio Espinoza

VISITAS A LAS FAMILIAS MODALIDAD PUERTA A PUERTA:

Los días jueves 23 y viernes 24 nos dedicamos en los tres sectores geográficos a visitar a las familias puerta a puerta, llevándoles un saludo de paz, esperanza y amor de Jesucristo a cada miembro de la familia visitada. El dialogo, la animación y la motivación era lo que nos centraba en cada visita. La experiencia fue variada: Familias que nos acogen y nos hacen pasar a sus casas, familias que nos reciben en sus puertas y dialogan, familias que salen de sus puertas hacia la calle y ahí conversamos algo a penas. En cada visita, se invitaba a las familias a participar de unas Asambleas Familiares programadas para el viernes 24 y sábado 25 por la tarde y en cada Sector.

ASAMBLEAS FAMILIARES EN LOS SECTORES:

Esto lo trabajamos los días viernes 24 y sábado 25, en horario de 15h00 a 18h00. En cada Sector pudimos trabajar con los asistentes y, si bien la concurrencia no fue demasiado numerosa en cada día y sector, sin embargo, quienes asistieron participaron con gusto de las dinámicas, reflexiones, trabajos de grupo y plenarias, en las que nos iban contando su estado de ánimo, motivaciones, recuerdos, esperanzas y expectativas del momento. Una grata experiencia.

La Eucaristía en la que participamos el domingo 26 de marzo en las carpas que hacen de capilla, en canoa, nos llenó de alegría porque pudimos ver a muchas personas que vistamos los días anteriores, y que nos encontramos en la Eucaristía para celebrar la fe, la alegría y la hospitalidad. Esta alegría lo hizo manifiesta el padre Juan Carlos, quien nos dio un espacio para saludar a la gente. Le agradecemos al padre Juan Carlos por este lindo gesto.

ENCUENTRO CON LOS NIÑOS Y JÓVENES:

En cada visita habíamos invitado a los niños y jóvenes para tener un encuentro motivacional el sábado 25 de marzo en horas de la mañana, e una canchita junto al parque. Nos preparamos, llegó el día, y la sorpresa fue que nos encontramos con muchos menos niños y jóvenes de los que esperábamos. Nos llamó la atención, pero, con todo, se trabajó el plan que se había preparado. La experiencia nos mostró que, quizá el hecho de que estén en vacaciones de clases y catequesis, no favoreció mucho la presencia de los jóvenes.

TRABAJO EN EL ALBERGUE OFICIAL DE CANOA:

Lo realizamos en varias etapas:

Primera etapa: Domingo 26 y lunes 27 por la mañana, nos dedicamos a visitar a las familias albergadas en sus carpas. El Albergue esta llevado por los señores militares y Policías en coordinación con el MIES. En lugar están albergadas un promedio de 75 familias, lo que representa un promedio de 380 personas de distintas edades.

La Segunda Etapa: La realizamos el martes 28 de marzo y consistió en mantener unas reuniones simultaneas tanto con adultos como con niños. (Para este momento Martha y Diana, nos dejaron, porque tuvieron que viajar a Quito por situaciones de carácter personal).

Las reuniones simultáneas en el albergue no tuvieron el auditorio esperado, pero quienes asistieron, participaron con entusiasmo y todos nos sentimos a gusto. Fue importante la colaboración de los señores militares, quienes estuvieron prestos para apoyar en todo lo que se requiriese.

Algunas impresiones del trabajo de estos días en el albergue: Constatamos que, si bien el trato que reciben todas las personas en el albergue es muy bueno, tanto en la alimentación, servicios básicos, talleres informativos y educativos, orden y disciplina, sin embargo vemos también que la gente se ha habituado a un estilo de vida cómodo, y tenemos la impresión de que no dimensionan que un día el albergue se va a cerrar, por lo que no hacen mayor esfuerzo por resolver su situación y la necesidad de luchar por una vivienda propia, un trabajo, una manera de emprender.

Se percibe, también que en medio del aparente confort, internamente se han desatado tensiones, conflictos, conformismos, problemas sociales como presunción de consumo de droga, promiscuidad, etc.

Sentimos, en estos últimos días de nuestra estancia en Canoa, que es cuando debe empezar nuestra misión con estos hermanos y hermanas.

La tarde del martes 28, el Padre Juan Carlos loor nos invitó al almuerzo, compartimos una deliciosa sopa, una albacora frita exquisita y un aromático café. Compartimos la experiencia de la misión y le agradecemos por habernos dado esta oportunidad de acompañar a sus feligreses.

ACOMPAÑAMIENTO MOTIVACIONAL AL EQUIPO DE LAICOS COMPROMETIDOS DE CANOA.

Desde nuestra llegada a Canoa y luego de nuestro primer contacto con las hermanas y hermanos laicos de Canoa, por lo que nos contaban, percibimos que era necesario dedicar parte de nuestro tiempo, a mantener una reuniones de animación con estos hermanos. Y así lo hicimos. La tarde del domingo 26, lunes 27 y martes 28 de marzo, mantuvimos en la capilla improvisada con carpas en Canoa, reuniones fraternas en ambiente de oración, reflexión y motivación a nuestras hermanas y hermanos.

Nuestro objetivo fue ayudarles a estos hermanos y hermanas a animarse en el Espíritu, sabiendo que lo primero es llenarnos de Dios, beber de la Fuente, iluminarnos en la Luz que es Jesucristo, para que en su nombre y para su Gloria, emprendamos las tareas misioneras, apostólicas y de obras sociales. Es decir, las tareas que se han puesto a las espaldas nuestras hermanas y hermanos laicos de Canoa. Les animamos a sentirnos solo albañiles y aceptar que es Jesucristo el Arquitecto y quien hace la obra. De esta manera no frustrarnos, no sentirnos vencidos ni desmotivados cuando veamos que los resultados del trabajo no sean como nosotros esperamos: pues “los caminos de Dios no siempre son nuestros caminos”, como nos recuerda el profeta Isaías.

Al final de estas jornadas, sentimos que Dios ha hecho su obra, ya que un promedio de 12 hermanas y hermanos, quedan motivados para seguir llevando adelante la Alegría del Evangelio.

GESTIONES SOBRE LEGALIZACION DE TIERRAS PARA CONSTRUCCION DE DOS VIVIENDAS

Antonio Espinoza dedicó una buena parte del tiempo a realizar gestiones relacionadas con el estado de legalización de tierras donde tenemos proyectado apoyar en la construcción de dos viandas a familias que no han sido incluidas en los programas de vivienda del gobierno.

El viernes 24, en la mañana, visitó a la señora Juan Chalares y sus hijos (dos de los cuales son enfermos con algún retardo), en la Comunidad Ambache, a 40 minutos de carro por camino veranero hacia el interior de la montaña. Le acompañó el señor Marco Chalares, donante del solar donde actualmente la señora Juana está viviendo en una casita improvisada con caña, algunos ladrillos, zinc y plástico.

El sábado 25 de marzo, también en horas de la mañana, Antonio Espinoza visita la comunidad La Tranca, en la vía Canoa-Jama-Pedernales, a la señora Mercedes Mitte, madre de tres hijos, que se quedó sin vivienda y que su padre don Arquímedes Mitte le está dando en contrato de compraventa un solar para construir su vivienda.

El domingo 26 de marzo Antonio dedica un tiempo para realizar con don Marco y don Arquímedes, algunos documentos y certificaciones de donación y compraventa, respectivamente.

El lunes 27, las gestiones se realizan en el Municipio de San Vicente, en el MAGAP y en la Notaría.

En resumen la situación legal de los terrenos es ésta:

Caso Juana Chalares: Don Marco Chalares está escriturando su finca y, a la vez está haciendo la desmembración del solar que está donando a la señora Juana Chalares (tienen el mismo apellido pero no son familia).

Se hacen gestiones en el Municipio y en el MAGAP y se obtiene del MAGAP planos de desmembración y un certificado de validez del proceso.

Caso Mercedes Mitte: Los trámites de desmembración están avanzados. Solo hace falta cumplir algunos requisitos de rigor como certificado de no adeudar al municipio, certificado de Propiedad del vendedor, etc, y proceder a la elaboración de la escritura.

CULMINACION DE LA MISION

El miércoles 29 de marzo, luego de una reunión emotiva tenida con las Hermanas Franciscanas: Mercedes y Yolanda, con alegría y con nostalgia iniciamos nuestro camino de retorno a Coca. Tomamos el bus en Canoa a las 9 de la mañana y llegamos en Coca el jueves a las 3 de la madrugada.

De esta manera fue como llevamos adelante esta primera experiencia misionera de la Iglesia del Vicariato de Aguarico en tierras manabitas, concretamente en la parroquia Canoa.

Han sido estos, días de profunda experiencia de Dios. Seis hermanos y hermanas que dedicamos todo nuestro tiempo, esfuerzo y entusiasmo a acompañar el caminar de la gente que nos abrió sus puertas, que dio oídos a nuestros mensajes de esperanza, que escucho nuestra palabra, que nos tendió su mano, que nos dio una sonrisa y que nos sentimos hermanos en la fe.

Por eso es que nuestras jornadas empezaban a las 5 y 30 de la mañana con la preparación del desayuno, salida a Canoa, desarrollo del programa, retorno a Canoa, preparar la merienda en unos casos, y a reunirnos para evaluar el día y programar la jornada del siguiente, retirándonos a descansar casi siempre entre 10 y media y 11 de la noche.

Al siguiente día la fe y el entusiasmo estaban renovados. Y así hemos llegado al final de esta misión y de esta memoria que compartimos.

Desde aquí queremos agradecer a Dios por la vida, la fe y la alegría de vivir. A nuestro Obispo y a toda la Iglesia de Aguarico que nos acompañó con sus oraciones en todo tiempo. De verdad que dieron su fruto. Agradecemos a todos quienes hicieron su aporte económico y financiaron nuestro viaje. Sin ustedes todo habría sido solo unos lindos planes. Gracias por su esfuerzo y su generosidad. Agradecemos al padre Juan Carlos Loor, a sus colaboradores de la parroquia en San Vicente por darnos el espacio en este aporte misionero, a la Hermana Mercedes por la coordinación, a la Hna. Yolanda por su ánimo y su espíritu positivo. Agradecemos al Grupo de laicas y laicos comprometidos de Canoa que nos acogieron, nos acompañaron, nos tendieron su mano y juntos llevamos adelante esta misión. Dios les pague, hermanas y hermanos. Agradecemos a nuestras familias que nos apoyaron con su comprensión y su ánimo en esta Misión. Dios les pague a todos.

 

EVALUACIÓN DE LA MISION EN CANOA

PROVINCIA DE MANABI

DEL 21 AL 30 DE MARZO DE 2017

El viernes 7 de abril de 2017 en horas de la tarde, nos juntamos en la Oficina del Consejo de Laicos (Casa de la Pastoral Social – Coca) las siguientes personas: Hna. Fanny Cordón, Martha Campoverde, Karol Vargas y Antonio Espinoza, para evaluar la Misión Fraterna y Solidaria realizada en la parroquia Canoa, provincia de Manabí, durante los días 21 a 30 de marzo de 2017.

Participamos en esta misión las siguientes personas: Martha Campoverde, Diana Agama, Hna. Fanny Cordón, Homero Huatatoca, Karol Vargas Pereira, Antonio Espinoza y aquí compartimos nuestras Ipresiones:

ASPECTOS POSITIVOS:

Destacamos la vivencia fraterna de nosotros los misioneros, el aporte que cada uno dio desde las cosas sencillas hasta las de mayor responsabilidad.

Las visitas a las familias, el saludo de paz, de cariño y fraternidad por parte de la Iglesia de Aguarico a los hermanos de Canoa, le dio mucha alegría y esperanza. Sentirse acompañados fue una experiencia muy valiosa.

Se realizaron los trámites y gestiones previstas con la Señora Juana Chalares y la señora Mercedes Mitte, dos familias destinatarias de las viviendas que vamos a construir como Vicariato.

No llevamos un Plan concreto desde Coca, Necesitábamos conversar con los agentes de pastoral y laicos colaboradores para hacer el Plan. Así fue y se cumplió todo lo programado con ellos. De esta manera todos cumplimos con el objetivo que nos habíamos propuesto.

Acogida del padre Juan Carlos Loor y las hermanas Franciscanas

Los trípticos ayudaron como instrumento de apoyo en las visitas puerta a puerta. No llevábamos nada más entre manos, y la gente, si bien al inicio se extrañaba, luego entendía que nuestra visita era de acompañamiento, animación y esperanza.

A partir de la programación general hecha con los agentes de Canoa, vemos que fue una buena metodología prepara a diario, pues la idea era dar respuesta a lo que íbamos encontrando en cada visita.

Las citas bíblicas fueron a apropiadas para cada día, aunque algún grupo se haya equivocado el primer día de la asamblea con otro texto bíblico.

Los materiales y las dinámicas de apoyo fueron también acorde con las actividades planeadas para las asambleas y hubo libertad para llevar el mensaje.

El apoyo espiritual que se le dio a las catequistas al grupo d apoyo y a los laicos de Madre Bernarda y otros.

La disponibilidad para los cambios y reajustes e la agenda (Mientras unos hacían la labor misionera en el pueblo, otro realizaba los trámites y tus encuentros con las familias beneficiadas de las viviendas que se construirán desde el vicariato).

Respecto del financiamiento, es bueno tener un fondo común.

El presupuesto con el que se salió a la misión fue de $1.100, para las 6 personas por los 10 días (incluidos los viajes), de los cuales se gastaron $ 815,10. Se reembolsaron $25,42. Quedando un Saldo favorable de $259,48; dinero que ha sido ingresado en la Tesorería del Consejo de Laicos.

NUESTRAS IMPRESIONES DE CARA A LA RESPUESTA DE LA GENTE:

Nos cuestionó la escasa participación de las personas en la asamblea y la actividad con los jóvenes. Se nota un cansancio, poco compromiso, o simplemente desinterés.

De igual manera en el Albergue oficial, hubo poca concurrencia de adultos y niños.

Pero rescatamos la buena participación de las personas adultas y los niños que acogieron la invitación en el Albergue.

El ánimo acogida y disponibilidad de los miembros cristianos activos a nivel pastoral de Canoas (catequistas, Laicos de Madre Bernarda y Juan XXIII, grupo de Apoyo)

Al hablarles de que le traemos un saludo de paz, había gente que acogía el mensaje.

Otras personas como muy conformistas.

El hablarles que vamos de parte de la iglesia católica, en buena medida propiciaba la acogida.

Desinterés, pasividad, desmotivación.

Pero también hay gente que si busca maneras de salir adelante, de buscar posibilidades y salir adelante.

Empieza funcionar los negocios se han esmerado en luchar.

Los Agentes de Pastoral, si bien no pudieron involucrarse en nuestro trabajo, pero nos dieron la confianza y se fiaron de nosotros

DE CARA A LA AYUDA HUMANITARIA Y A LA COORDINACIÓN DE LAS AUTORIDADES LOCALES:

Por los testimonios escuchados, y la experiencia vivida, nos llama la atención y nos preocupa el no encontrar un plan de reactivación que esté coordinado por las autoridades locales y seccionales.

Nos llama también la atención sobre qué pasó con tantas ayudas nacionales e internacionales que los medios de comunicación han publicado.

Vemos que, en buena parte, los apoyos y viviendas que se van construyendo, son más bien por iniciativas de ONGs, Fundaciones privadas aliadas con la Iglesia, y coordinadas por ésta.

En la “primera hora del terremoto”, la gente recuerda mucho la presencia de los Hermanos Capuchinos de Portoviejo y laicos comprometidos de Juan XXIII, acompañando y asistiendo a las personas que no fueron consideradas en los censos oficiales.

POR MEJORAR:

Hubiésemos hecho oración comunitaria de media hora todos los días.

La incidencia en los sectores donde se trabajó fue escasa (Esto por periodo de vacaciones. Proponían algunas personas que hubiera tenido mayor resultado si no hubiera sido el tiempo de vacaciones).

Integrar a la hermana Mercedes y al padre Juan Carlos en algunos momentos de las actividades hubiera sido valioso, pues al fin ellos son los que viven allí.

Integrar a más personal de Coca a la misión para ello hay que hacer la convocatoria al menos con un mes de anticipación para que los grupos destinen personas y tengan en cuenta la fecha.

La segunda misión debe hacerse en época escolar y de catequesis

Las reuniones con niños y jóvenes mejor debe hacerse en cada sector.

No dio el tiempo ni el recurso humano para hacer misiones en las Comunidades.

Es mejor planificar con el involucramiento de todas las partes: misioneros de Aguarico, laicos de Canoa, Agentes de Pastoral de Canoa

Un agradecimiento profundo y sincero a todos y todas quienes hicieron posible la ralización de esta misión. Dios les bendiga abundantemente.

Antonio Espinoza

 

Descargar el resumen y las fotos

 

 


VisitasVisitas1180211

Teléfono 593 (06) 2880501 (02) 2257689 •  info@vicariatoaguarico.org

twitericon facebookicon googleicon
vicariato1
comisiones1
 documentos1
 vocaciones1
 formacion1
 aleines1
 cce1