agenda1
noticias1
 killka1
 radio1
 enlaces1
 contacto1
 ingreso1

 

logo


Santa Clara y su devoción eucarística

 

En Clara reaparece con una nota de ternura típicamente femenina la misma devoción de Francisco por la eucaristía, incluido el interés por los objetos de culto: "Los hechos demuestran lo intenso que fue el amor devoto de santa Clara hacia el sacramento del altar. Porque en la grave enfermedad que la obligó a guardar cama se hacía levantar y sujetar por detrás con apoyos; y, sentada, hilaba tejidos delicadísimos. De ellos sacó más de cincuenta pares de corporales, que enviaba, guardados en bolsas de seda o de púrpura, a varias iglesias por la llanura y los montes de Asís. Y, cuando iba a recibir el cuerpo del Señor, primero derramaba cálidas lágrimas y, acercándose luego con temblor, al que se esconde en el sacramento, no menos que al soberano del cielo y de la tierra" (Leyenda de santa Clara 28).

A diferencia con san Francisco, cuya devoción eucarística, siempre nítida y robusta, es inmune a cualquier elemento milagroso, a santa Clara se le atribuyen dos prodigios, no diferentes de los ya conocidos por los escritos de medidos del siglo XIII. El primero se refiere a la visión de un niño sobre la cabeza de Clara, mientras comulgaba: "La testigo vio sobre la cabeza de la citada madre santa Clara un esplendor muy grande, y le pareció que el cuerpo del Señor fuese un niño pequeño y muy hermoso" (Proc 89, 10).

El otro, narrado en repetidas ocasiones, se refiere en cambio a la oración de Clara delante del sacramento, para alejar a los sarracenos del asedio al monasterio y a la ciudad de Asís, que también se desarrolló luego en la tradición iconográfica, según la cual ella habría mostrado la pixis con la hostia para bloquear a los enemigos. Mientras algunas testigos hablan de la simple intercesión de Clara una de ellas refiere, en cambio, que la santa "se hizo poner delante una cajita donde estaba el santo sacramento del cuerpo de Nuestro Señor Jesucristo. Y echándose en oración, tendida en el suelo, oró con lágrimas..."

Si en ambos relatos se atribuye el prodigio a la intercesión de la santa, en el segundo destaca la fe adoradora de Clara de un modo (postración ante el sacramento) que indica el progreso y la difusión del culto eucarístico en el mismo monasterio de San Damián. El episodio revela probablemente una costumbre de la santa, que se incluye con su gran fe en el movimiento devocional de la época.

Que hoy como ayer Santa Clara nos motive para continuar animo nuestro caminar a Dios en este año santo de la misericordia acrecentando nuestra piedad y devoción a la Santa Eucaristía.

 


VisitasVisitas1179414

Teléfono 593 (06) 2880501 (02) 2257689 •  info@vicariatoaguarico.org

twitericon facebookicon googleicon
vicariato1
comisiones1
 documentos1
 vocaciones1
 formacion1
 aleines1
 cce1