agenda1
noticias1
 killka1
 radio1
 enlaces1
 contacto1
 ingreso1

 

logo


En la escuela Eucarística de Clara

A lo largo de nuestra historia fundacional como Hermanas Clarisas Capuchinas Sacramentarias nos encontramos con grandes maestros que han marcado nuestra historia y nuestro carisma, una de ellas es Santa Verónica de Guilliani.

Santa Verónica es una mujer extraordinaria que ha vivido amando. Es la mística del amor crucificado. En sus escritos se manifiesta plenamente franciscana: Ella está siempre dispuesta para dejarse moldear por el Amor de Dios, y reconoce que Dios es el Único Bien, de donde proceden todos los bienes, sobre todo el amor.

Centrándonos en lo que por ahora nos importa recoger y recordar la doctrina de estos maestros que han hecho escuela veamos ahora el tema de la Eucaristía en esta hermana, recogiendo algunos párrafos de su diario que nos permiten contemplar a Verónica como recibía este sacramento dones maravillosos del amor de Dios. Es obvio que al hablar de la caridad en Santa Verónica hacemos referencia a la fuente de donde ella recibía esta caridad, esta fuente es Jesús Eucaristía.

Verónica, como Santa Clara, tiene su mirada en Jesús Eucaristía, él es el maestro, la fuente donde se nutre y aprende el amor. Ese amor que busca siempre nuevos medios de donación. Ante el amor que Jesús manifiesta en la Eucaristía, en hacerse nuestro alimento, Verónica responde con fe y confianza. “Comprendía mi indignidad; pero súbitamente pensaba en aquel amor infinito, que, de tan industriosa manera, había pensado hacer un acto tan grande, dándose a sí mismo por alimento de nuestras almas. En este momento se dio la Sagrada Comunión. Y fui con ánimo seguro de que me concediera esta gracia. Y después de comulgar quede fuera de mí. Entonces me parecía tener la visión de Jesús glorioso. Hice lo que acostumbro. Lo desprecie todo; pero de nada me sirvió. El Señor me dijo: está tranquila; no soy el demonio; soy Jesús. Esto diciendo me abrazo y me hizo descansar sobre su costado. En este momento me dio más comunicaciones acerca de su amor divino; particularmente acerca de estos dos sacramentos: el primero el de la penitencia y el segundo el de la comunión”.

Cuanto hemos de aprender de estos grandes amigos de Jesús, sobre todo en este año santo de la Misericordia en que nuestra Madre Iglesia nos recuerda la importancia de estos dos sacramentos que nos hacen caminar en nuestra relación con Dios y con nuestros hermanos.

 


VisitasVisitas1179413

Teléfono 593 (06) 2880501 (02) 2257689 •  info@vicariatoaguarico.org

twitericon facebookicon googleicon
vicariato1
comisiones1
 documentos1
 vocaciones1
 formacion1
 aleines1
 cce1